miércoles, 9 de mayo de 2018

(Panamá) Condenan a Félix Moulanier por denunciar supuesta compra política

El dirigente político del Partido Revolucionario Democrático, Félix Moulanier, fue condenado por el Juzgado Tercero Penal. A Moulanier, quien dirigió el sector de la juventud, fue condenado a 18 meses de prisión. El joven político apelará a la decisión.

El viernes 3 de enero de 2014, Moulanier en medio de su supuesta renuncia al Partido Revolucionario Democrático (PRD), denunció ante los medios de comunicación que estaban tratando de comprarlo a él y a otros dirigentes del PRD.

Lee el comunicado de Moulanier

UNA CONDENA INJUSTA

Felix Moulanier

Entre sentimientos de decepción e impotencia he sido condenado por decir la verdad, defender la razón y mi sed de justicia; por tener el ideal que tienen muchos jóvenes que participan en la política, cambiar la realidad injusta y buscar el bienestar común.

Cuando asumí la responsabilidad de dirigir la juventud del partido político más grande del país aquel 11 de septiembre del 2011, lo hice con la firme convicción y energía para enfrentar los retos de un sistema político que cada día se aleja más del sentir de la sociedad, para cambiar esa imagen del político tradicional que se llena los bolsillos con los frutos provenientes de la corrupción, supe lo difícil que era ingresar en política siendo joven. Máxime porque asumí posturas pocos serviles y he aprendido a realizar siempre lo que dicta mi corazón y mi conciencia. Siempre y cuando crea que es el camino correcto, defiendo mi palabra y lo que creo justo hasta el final.

A cuatro meses antes de las elecciones del 2014, me sometí a una prueba de fuego, cuando decidí desenmascarar a quienes nos estaban golpeando políticamente llevándose a dirigentes nuestros, intentando destruir al PRD y a su juventud. Hicimos la batalla moral, dejamos en evidencia a quienes, desde distintos mecanismos, intentaron comprar la conciencia de nuestros jóvenes. Por medio de una denuncia pública, acabamos con el festín de quienes piensan que todo se compra y todo se vende; en este caso, usaron a altos dirigentes del Partido Molirena con un intermediario dentro del PRD.

Creo que muchos no saben que desde aquel suceso que desenmascaró las prácticas de clientelismo y el transfugismo que denigran la política y la democracia, he pasado por cuatro tortuosos años enfrentando tribunales de justicia. Desde una denuncia ética a la inmoralidad he tenido que enfrentar cuatro denuncias penales -tres por calumnia que fueron denegadas y una por violación a la intimidad-. Esta última fue la única que prosperó. Las denuncias que presenté contra ellos fueron denegadas por “omisión de pruebas” por parte de un fiscal electoral nombrado por el mismo presidente Martinelli que actuó a todas luces para encubrir a quienes denuncié. Un chat en el que el intermediario en el negocio de la compra y venta política me ofrecía 50K -que luego dijo que eran “Kanguros”-fue el detonante para que me llamaran a juicio. Lo peor de todo es que quien me denunció acepta haberme enviado el chat con los ofrecimientos y declaró que era relajo, pero tres días después de haberme enviado el chat, estuvo acompañando a los altos directivos del partido Molirena, tal y como lo muestran todos los medios para mi supuesta renuncia al PRD y anuncio de apoyo al candidato de gobierno. No obstante, para la Juez Tercera Municipal Penal , todos esos elementos de convicción que acreditan que al hacer la denuncia pública ejercí mi derecho ciudadano de denunciar un posible delito electoral por los ofrecimientos que llegaron a mi celular no fueron suficientes para demostrar mi inocencia.

Hoy enfrento un momento importante en mi vida, y sé que también lo enfrentarán muchos ciudadanos que han venido dándole seguimiento a mi caso: he sido condenado a 18 meses de prisión injustamente, por decir la verdad, por defender la razón, por demostrar que en Panamá no todo se compra y no todo se vende, por quitarle la máscara a esos maleantes que se disfrazan de políticos para hacer negocios ilícitos, por desenmascarar a quienes utilizaban a una institución de beneficencia para hacer política.

Hoy queda un precedente nefasto en la justicia panameña, en donde ningún ciudadano podrá denunciar públicamente un escándalo de corrupción, porque en vez de ir preso el corrupto que ofrece, irá preso el ciudadano que denuncia.

Así como hace 4 años demostré que no todo se compra y no todo se vende, hoy demuestro al país lo frágil de nuestro sistema de justicia.

Con este escrito no pretendo victimizarme, porque me mantengo firme. Si decidí entrar a la política, por encima de que entiendo lo sucia que está, es porque sueño con un futuro mejor para mi país y para mi hija. Me ha tocado hacer mi parte y no voy a claudicar. Estoy seguro de que en un futuro ella entenderá que supe cumplir con mi responsabilidad histórica. Y hago alusión a aquel dicho que reza así:“ Al final, no importa si las cosas no salen como queremos , siempre aprendes algo. Vale más tener una cicatriz por valiente, que la piel intacta por cobarde”.

Aprovecho para agradecer a todos los amigos que me han acompañado a lo largo de este proceso y que me han expresado su apoyo por distintos medios. La verdad es que ustedes son mi gran riqueza y no hay dinero que compre ese afecto que siento por cada uno de ustedes. Les aseguro que cada mensaje de apoyo lo guardo en lo más profundo del corazón y es el combustible para no desistir en esta lucha justa contra un sistema de justicia injusto.

A todos mis amigos los exhorto a seguir la lucha en redes, para que desnudemos juntos la mediocridad del sistema de justicia que tenemos, con esta sentencia no pretendo rendirme, ni pagaré una condena injusta por decir la verdad y seguiré la pelea en todas las instancias legales necesarias, hasta que emerja el esplendoroso sol de justicia en nuestro país.
Con el cariño de siempre,

Félix E. Moulanier

FUENTE: Con información de Ismael Gordón - http://laestrella.com.pa - (PULSE AQUÍ)
 

LO + Leído...