lunes, 8 de octubre de 2018

William Nordhaus y Paul Romer fueron galardonados con el Nobel de Economía

La Real Academia de las Ciencias de Suecia decidió otorgar el Premio Nobel en Ciencias Económicas de este año a a William D. Nordhaus y Paul M. Romer, por haber diseñado métodos para abordar preguntas sobre la manera en la que la humanidad puede crear un crecimiento económico sostenible y a largo plazo.

La entidad explicó que los dos galardonados han contribuido al análisis económico al construir modelos que explican la manera en la que la economía de mercado interactúa con la naturaleza y el conocimiento.

En el caso de Romer, según explicó la Academia por medio de un comunicado de prensa, ha demostrado la manera en la que el conocimiento puede funcionar como motor de crecimiento económico. “Las investigaciones macroeconómicas anteriores habían enfatizado la innovación tecnológica como el principal motor del crecimiento económico, pero no habían modelado cómo las decisiones económicas y las condiciones del mercado determinaban la creación de nuevas tecnologías. Paul Romer resolvió este problema demostrando cómo las fuerzas económicas gobiernan la disposición de las empresas para producir nuevas ideas e innovaciones”, explicó la entidad.

Agregó que los conceptos de Romer, que aparecieron en 1990, son tanto prácticos como conceptuales, pues explican “cómo las ideas son diferentes a otros productos y requieren condiciones específicas para prosperar en un mercado. La teoría de Romer ha generado grandes cantidades de nuevas investigaciones sobre las regulaciones y políticas que fomentan nuevas ideas”.

En el caso de Nordhaus, la Academia premió su trabajo que analiza la manera en la que la sociedad interactúa con la naturaleza. Este tema ha sido trabajado por el académico desde la década de 1970, cuando los científicos empezaron a darse cuenta del calentamiento climático.

Sus análisis le permitieron, en la década de 1990, “crear un modelo de evaluación integrado, es decir, un modelo cuantitativo que describe la interacción global entre la economía y el clima”, explicó la decisión.

En diálogo con La FM, Nordhaus recordó que los trabajos que ha hecho han girado en torno al cambio climático, al daño al planeta y sobre las políticas públicas para resolver estos problemas. “Necesitamos tomar pasos inmediatos para revertir el cambio climático. No debemos esperar 10 años para tomar medidas y poder enfrentarlo”, agregó.

Nordhaus dijo que “cada nación se afecta de manera diferente. Si es un país tropical se va a volver más caliente, las lluvias se pueden hacer mucho más fuertes en algunos países del trópico, países que tradicionalmente son secos, se volverán más secos. Los países tendrán migraciones y por lo tanto habrá áreas donde haya más población”.

El nuevo Nobel añadió que “es importante que el cambio climático esté en la lista de los problemas que las naciones están asumiendo, eso contribuye y el hecho de que esté siendo reconocido ayuda mucho a entender los efectos”.

En síntesis el modelo tiene teorías y resultados empíricos que mezclan conceptos de la física, la química y la economía. “El modelo de Nordhaus ahora está ampliamente difundido y se utiliza para simular cómo la economía y el clima evolucionan conjuntamente. Se utiliza para examinar las consecuencias de las intervenciones de política climática, como por ejemplo, los impuestos al carbono”, agregó la Academia.

La entidad concluyó que los trabajos de ambos galardonados entregan “conocimientos fundamentales” sobre la innovación tecnológica y el cambio climático. “Los galardonados de este año no ofrecen respuestas concluyentes, pero sus hallazgos nos han acercado para responder la pregunta de cómo podemos lograr un crecimiento económico global sostenible”, dijo la Academia.

Nordhaus nació en 1941 en Albuquerque, Estados Unidos, mientras que Paul Romer nació en 1955, en Denver, y es profesor en NYU Stern School of Business, Nueva York, EE. UU.

Romer renunció este año como economista jefe del Banco Mundial, luego de unas declaraciones al Wall Street Journal en donde aseguró que la metodología del Doing Business había perjudicado a países como Chile por motivaciones políticas.

El Banco Mundial, sin embargo, salió a confirmar la confiabilidad de sus informes, respaldando los cambios. Sin embargo, prometió hacer una auditoría independiente para los datos de Chile, que al final no encontró ninguna irregularidad.

Luego, el mismo Romer dio un paso atrás y dijo que respaldaba plenamente la metodología del banco, aunque presentó su renuncia.

En julio de este año, la auditoría concluyó que las acusaciones de manipulación de datos “carecen completamente de evidencia” y encontró que “Chile es menos afectado por los cambios en la metodología que muchas otras economías”.

“Los datos ingresados en el sistema son congruentes con las respuestas a las encuestas recopiladas por el Banco Mundial”, encontró la auditoría y agregó que “las revisiones detalladas y completas hacen que la manipulación de los datos o la programación para afectar los indicadores de un país específico sea extremadamente improbable”.

FUENTE: Con información de Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo - https://www.larepublica.co ->> Ir
 

LO + Leído...