viernes, 12 de abril de 2019

Viajeros 'influencers' desatan polémica por poner en peligro su integridad física para conseguir muchos likes

Parece que esta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida, decía Mafalda, quizá con gran razón. Para muchos, viajar a sitios exóticos y lejanos se ha convertido más en una manera de promocionar su vida en redes sociales y, de paso, de ganar suscriptores, que en una forma de disfrutar y conocer nuevos lugares y destinos. A veces encontrar la foto perfecta puede poner la propia vida en peligro.

El egocentrismo digital tiene un lado oscuro: a finales de 2018 la cifra de muertos haciéndose un selfi ascendía a 259. Subidos a cimas de montañas o de edificios altos, ahogados o atropellados por medios de transporte. Conseguir la foto perfecta con más 'likes' no está exento de peligro. A cambio miles de personas podrán ver la foto perfecta, en un lugar paradisíaco, de una pareja feliz y sin preocupaciones aparentes, que despiertan la envidia de cualquiera y parecen rezumar por todos sus poros la frase: "Mi vida es mucho mejor que la tuya".

Un ejemplo reciente es el de la pareja viajera Kelly Castille, de 33 años, y Kody Workman, de 32, que son originales de Estados Unidos pero viven en Bali. Suelen subir fotos de sus espectaculares viajes por todo el mundo a su cuenta de Instagram @positravelty, que tiene 61.000 seguidores. En esta ocasión decidieron aventurarse con una imagen impresionante en la piscina de un resort, que muestra a Kelly colgando del borde valientemente mientras su novio la sujeta por los brazos y le da un beso.

Sin embargo, la imagen ha desatado la polémica. Aunque muchas personas han alabado la fotografía diciendo que, pese a parecer terrorífica, era muy bonita, otras no estaban tan contentas con el resultado. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de ADA NUÑO - El Confidencial
 

LO + Leído...