martes, 7 de mayo de 2019

(España) Célula yihadista se financiaba en Melilla defraudando con pollo en Dinamarca

Cuando uno imagina el funcionamiento de una célula yihadista, la sitúa en pisos francos decorados con banderas negras y salmos del Corán, dedicando los días a entrenarse física y mentalmente mientras aprenden el manejo de armas y artefactos explosivos para hacer la yihad. Como uno no se los imagina, desde luego, es vendiendo pechugas de pollo, queso gouda o chocolate.
Sin embargo, es precisamente vendiendo estos productos como una célula terrorista radicada en Melilla podría haber estado financiándose durante meses, aprovechándose del sistema fiscal europeo para defraudar a la Hacienda danesa varios millones de euros y otros tantos a proveedores privados, según el sumario de la Guardia Civil y varios informes de la Hacienda danesa sobre empresas vinculadas a miembros del grupo.

Según la investigación Grand Theft Europe, coordinada por el medio alemán sin ánimo de lucro 'Correctiv' y en la que participan una treintena de medios europeos, existen 42 empresas relacionadas en mayor o menor medida con una célula islamista radical surgida en Melilla en el año 2010. Seis miembros del grupo fueron detenidos en 2014 y se encuentran en la actualidad cumpliendo una condena de seis años de prisión. Dos de ellos fueron directores de empresas en Dinamarca, a pesar de no contar con ningún tipo de experiencia en este tipo de negocios. Otro miembro de la célula fue enviado a Mali, donde murió en combate mientras ejercía como director de una empresa de bebidas danesa.

Pero ¿cómo acabaron tres melillenses sin alguna formación empresarial dirigiendo empresas en Dinamarca?

Todo se remonta a 2005, cuando el líder de la célula yihadista Mustafá Al Lal Mohamed, alias 'el Dóberman', Rachid El Bachiri y Benaissa Laghmouchi (uno de los primeros españoles en hacer la yihad) viajaron rumbo a Dinamarca. Allí se encontraron con Kenneth Sorensen, conocido yihadista danés que murió en 2013 y con Mohamed El Mahdaoui, un marroquí-danés que fue detenido en España en 2017 acusado, precisamente, de financiación terrorista, entre otros delitos. Su figura es clave para entender el entramado societario que se desplegó a medida que la célula crecía. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de MARÍA ZUIL - El Confidencial
 

LO + Leído...