martes, 21 de mayo de 2019

(España) Sánchez, entre Abascal y Junqueras: un pleno a voces marca el nuevo ciclo político

Un Congreso extremadamente dividido y polarizado, gestionado por momentos entre gritos y golpes que impedían escuchar, dejó una de esas sesiones que vive de tanto en tanto y que dejan imágenes para el recuerdo: la llegada de la extrema derecha al hemiciclo que robó los escaños a los socialistas; políticos presos escoltados por la policía prometiendo la Constitución por imperativo legal y "por el mandato del 1-O"; un PP disminuido y entregando el poder de la Cámara con Ciudadanos achicando su espacio en el hemiciclo… y todo, presidido por una entrañable réplica de Valle-Inclán. La constitución del Congreso en la XIII legislatura marcó el camino del ciclo político que comienza. Meritxell Batet, la candidata de Sánchez a la presidencia del Congreso, obtuvo 175 votos, uno por debajo de la mayoría absoluta. Sin el apoyo de los independentistas, el PSOE roza con los dedos la gobernabilidad, pero está por ver cómo la alcanza. Físicamente, Sánchez se vio entre Santiago Abascal y Oriol Junqueras en una metáfora de lo que está por venir.



En el Congreso, como en los campamentos, los veteranos aleccionan a los novatos. El consejo para la sesión en la que se constituyen las Cortes es llegar pronto, al amanecer. No hay escaños asignados y el más madrugador pilla el mejor sitio. Los más avispados fueron los diputados de Vox, que cuentan entre sus filas con expolíticos del PP con trienios como Ignacio Gil Lázaro o Lourdes Méndez Monasterio. Antes de las ocho de la mañana —la sesión empezaba a las 10—, Santiago Abascal y sus "23 de Vox" ocuparon los escaños situados detrás de Pedro Sánchez.

El sitio de la bancada socialista quedaba así reservado, aunque fuese por un día, para el debut del grupo parlamentario de la extrema derecha. El PSOE había programado una reunión de grupo a las 08:45 y pagó el exceso de confianza. Solo José Zaragoza, histórico del PSC, tiró de veteranía y, aprovechando un despiste de los de Vox, se situó junto a Abascal. “Los tengo rodeados”, bromeaba. Zaragoza, sentado entre Abascal e Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox, pasó toda la sesión emborronando la foto de Abascal sin levantarse del sitio. Cuatro filas más arriba, fuera del tiro de cámara, estaba la plana mayor del PSOE, Lastra, Simancas y Batet, que seguro que madrugan cuando les toque otra sesión de estas. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de RAFAEL MÉNDEZ - El Confidencial
 

LO + Leído...