miércoles, 19 de junio de 2019

(España) Caos en los colegios e institutos catalanes por "el programa más lento de la historia"

“El martes tenemos junta de evaluación de la ESO, y el miércoles, de Bachillerato. El lunes de la semana siguiente, junta de evaluación extraordinaria de la ESO, y acabaríamos el jueves de la semana próxima con la evaluación extraordinaria de Bachillerato”. A Adolf Hitler le parece razonable. “Entonces, hemos de tener todas las notas puestas en Esfer@ mañana”, espeta. Sus generales se miran unos a otros mientras sudan la gota gorda. “Mi Führer, Esfer@ se ha vuelto a caer. No podemos poner las notas de ningún grupo”. Después de desalojar la habitación, el nazi exclama: “¡Esfer@ es una puta mierda! ¡Pero cómo quieren que los tutores comuniquen nada si no pueden poner las notas! ¡Acabaremos dando las notas con señales de humo!”.

Este vídeo, la enésima parodia de la célebre secuencia de 'El hundimiento', está corriendo como la pólvora por las redes sociales y los WhatsApp de los profesores de los institutos públicos catalanes durante los últimos días, cuando han tenido que enfrentarse a la caída y el mal funcionamiento de Esfer@, la nueva aplicación implantada por la Generalitat para subir las notas de sus alumnos. “Es un auténtico caos, está dificultando enormemente la evaluación, que es uno de los elementos clave del curso”, explica a El Confidencial Ramón Font, docente y portavoz nacional del sindicato de profesores Ustec-STEs. “Además, no hay solución a la vista”.

El mal funcionamiento del programa, con dificultades de acceso, retrasos y datos borrados de buenas a primeras, ha provocado que, en muchos casos, los alumnos hayan llegado a la semana de recuperación sin sus notas. “El pasado viernes teníamos que entregar el informe a las familias, pero no hemos podido hacerlo, no se pueden generar ni tampoco imprimirlos”, explica un profesor de un instituto de Secundaria catalán, que reconoce que ha sido incapaz de subir las notas a la plataforma, aunque haya recibido una gran presión para llegar a tiempo. “La coordinadora del instituto está multicolor, porque es la que tiene que dar la cara ante los padres”. Alrededor de 72.000 profesores de unos 2.300 centros pueden estar siendo afectados por la lentitud del sistema, la caída y la conocida pantalla de 'cargando'. “Van de tecnócratas, pero esto parece la España del siglo XIX”, añade el profesor.

“Soy tutor y no he podido dar el informe ni poner las notas, pero las familias tienen derecho a saber de qué tienen que examinarse los alumnos, si yo el viernes no doy las notas no hay ningún documento donde quede constancia de si promocionan o no”, prosigue. A menudo, el funcionamiento del sistema ha provocado retrasos de horas en las juntas de evaluación, que han prolongado la jornada laboral de los docentes. Algunas han terminado después de las 10 de la noche, por la lentitud con la que carga el sistema, dice Font. En otras ocasiones, recuerda a los sistemas de venta de entradas que se colapsan cuando hay una gran demanda: algunos suben las notas de madrugada, que es el momento en el que menos tráfico hay en la página. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de HÉCTOR G. BARNÉS - El Confidencial
 

LO + Leído...