miércoles, 19 de junio de 2019

(Paraguay) Degollan y queman vivos a presos durante motín en cárcel de San Pedro

Un violento amotinamiento en la Penitenciaría Regional de San Pedro dejó al menos 10 muertos y una treintena de heridos durante el enfrentamiento entre integrantes del PCC y miembros del Clan Rotela.
Según el reporte policial, entre los fallecidos fueron encontrados decapitados y quemados vivos. Los heridos fueron trasladados y atendidos tanto en San Pedro como en Asunción sin que se hayan revelado las identidades de los afectados.
Blas Martínez, director de Institutos Penales, confirmó que seis reclusos fueron decapitados y otros tres murieron calcinados. En esta cárcel regional se encuentran recluidos 23 miembros del PCC, quienes encabezaron la revuelta.

El motín se inició antes del mediodía y los agentes policiales tuvieron dificultad para parar el enfrentamiento con armas de fuego.

Líder del clan Rotela fue trasladado a la Agrupación Especializada

El narcotraficante Armando Javier Rotela Ayala, conocido como el “zar del microtráfico” y a la vez líder del clan Rotela, tuvo que ser evacuado al cuartel de la Agrupación Especializada de la Policía luego de que ordenara un amotinamiento en el penal de Tacumbú, donde estaba, con el objetivo de vengar inmediatamente la masacre de sus nueve dirigidos que murieron (decapitados cinco, quemados tres y uno baleado) en la cárcel de San Pedro de Ycuamandyyú.

Según estimaciones, el clan Rotela tiene unos 100 miembros distribuidos en las principales cárceles del país. La mayoría de ellos son pasilleros o adictos que protegen a su líder a cambio de dosis de crack.

Armando Javier Rotela, precisamente, está en guerra con el PCC debido a que esta facción también pretende acaparar el codiciado y generoso negocio de tráfico de drogas dentro de las prisiones.

El narco había sido capturado en el Bañado Sur, en el año 2011. Se escapó de la cárcel de Misiones al año siguiente. Fue recapturado en Pirayú, en 2016.

La mayoría de sus colaboradores están sentenciados. Los únicos que quedan libres de su grupo son los niños a los cuales utilizaba para meter drogas a las penitenciarías. Una de ellas, por ejemplo, fue su propia hija de 12 años, quien en 2011 había sido sorprendida cuando intentaba hacerle llegar una piedra de crack oculta en su mochila, entre útiles escolares.

Como Armando Javier Rotela movilizó a sus seguidores de Tacumbú, el primero que sí pudo ser trasladado ayer fue su primo, Óscar Rotela, preso desde 2014.

Óscar Rotela llegó a entrar al penal de Emboscada, pero fue trasladado de nuevo a Asunción para ser confinado con su primo Armando Javier en la Agrupación Especializada, de manera de evitar que ambos sean atacados por el PCC.

En las redes sociales han sido difundidas macabras imágenes y videos del suceso.


FUENTE: Con información de hoy.com.py
 

LO + Leído...