viernes, 11 de octubre de 2019

(Alemania) El neonazi que mató a dos personas en una sinagoga de Halle hizo un streaming de su ataque

Un individuo fuertemente armado que pretendía asaltar una sinagoga en Halle , ciudad del este de Alemania, mató a un hombre y a una mujer cerca del templo e hirió a varias personas. Durante su huida, mientras conducía por la autopista un taxi robado, chocó contra un camión y fue detenido. Los hechos se produjeron durante la fiesta más importante del calendario judío, el Yom Kipur o día de la Expiación.

Según informaban varios medios alemanes, el atacante es un neonazi, Stephan Balliet, de 27 años, que divulgó toda su acción en streaming por su canal de Twitch, gracias a la cámara que llevaba en el casco. En la grabación afirmó que la Shoah jamás existió y que los judíos son el origen de todos los problemas.

El vídeo del ataque duraba unos 35 minutos y según la plataforma Twitch fue visto 2.200 veces antes de que fuera eliminado a la media hora de finalizar. “Twitch tiene una política de tolerancia cero contra la conducta de odio y cualquier acto de violencia se toma muy en serio. Trabajamos con urgencia para eliminar este contenido y suspenderemos permanentemente cualquier cuenta que publique contenido de este acto aborrecible”, sostiene la compañía en un comunicado.

Stephan Balliet se grabó disparando a dos personas e intentado entrar sin éxito en la sinagoga. Disparó varias veces contra la puerta e intentó abrirla a golpes, pero la cerradura aguantó las embestidas, tal y como puede verse en uno de los cortes que ha logrado el medio italiano Corriere Della Sera.

En los otros cortes que publica el periódico italiano se ve parte del discurso antisemita del atacante y cómo tenía botellas de vino en la parte trasera de su coche y grandes cantidades de munición en el asiento del copiloto, además de algo parecido a explosivos.

La tragedia pudo haber sido aún mayor si el asaltante hubiera podido acceder a la sinagoga, donde estaban en ese momento entre 70 y 80 personas. Según declaró Max Privorozki, presidente de la comunidad judía local, al diario Stuttgarter Zeitung , las cámaras de seguridad detectaron al individuo, que llevaba un uniforme de tipo militar y casco, tratando de forzar la entrada. “Parecía de las unidades especiales”, dijo Privorozki. Por fortuna las puertas resistieron. ->>Vea más...


FUENTE: Con información de EUSEBIO VAL - La Vanguardia // Agencias
 

LO + Leído...