jueves, 12 de diciembre de 2019

¿Puede existir la píldora de la eterna juventud?

En la carrera antienvejecimiento se han conseguido resultados impresionantes. Pero la terapia celular o la terapia génica conllevan sus riesgos, y no podemos aplicar algunos de estos descubrimientos de forma directa en humanos por cuestiones éticas y de seguridad. Algunos más osados, como Elizabeth Parrish, CEO de la empresa biotecnológica Bioviva, anunció en 2016 que se había aplicado de forma experimental un tratamiento de alargamiento de telómeros. En 2012, María Blasco utilizó la misma técnica en el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) para conseguir alargar la vida en ratones hasta en un 24% y sin aumento de la incidencia de cáncer, un efecto potencial de estas terapias.

La píldora de la juventud
Las terapias mencionadas incluyen procedimientos muy complejos y que intervienen en lo más íntimo de las células, el ADN, con los riesgos que esto conlleva en caso de no controlar al 100% el proceso. La panacea real sería un tratamiento por vía oral, que fuera capaz de ralentizar el envejecimiento. Y una de las sustancias que mejores resultados está consiguiendo es un derivado de la humilde vitamina B3 o niacina.

Asociada al envejecimiento, está una reducción de la cantidad de una sustancia llamada NAD+ (dinucleótido de nicotinamida y adenina) en las mitocondrias. Estos pequeños orgánulos se encuentran en las células y son los encargados de la obtención de energía a partir de los nutrientes que obtenemos de los alimentos, combinándolos con oxígeno.

Dado que se observó que, asociadas a distintas enfermedades, niveles de NAD+ se reducían, los investigadores pensaron que un tratamiento que fuera capaz de recuperar sus niveles podría retrasar o amortiguar los efectos del envejecimiento. El NAD+ es utilizado por las sirtuinas, unas enzimas que se activan con el ayuno o la restricción calórica, estrategias que han demostrado su eficacia para alargar la vida en ratones o monos y mejorar la salud en humanos. Por tanto, el efecto sería como el de un ayuno en forma de píldora. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de DR. ÁNGEL DURÁNTEZ - El Confidencial
 

LO + Leído...