jueves, 2 de enero de 2020

(España) La mala vida de James en el Real Madrid o cuando no puede culpar a Zidane si fracasa

Acabó un mal año para James Rodríguez y empieza otro en el que le convendría poner freno a su declive. El colombiano pierde prestigio incluso en su país, donde le han dejado de ver como la principal estrella. Es noticia por otros asuntos extradeportivos antes que por el rendimiento en los campos de fútbol. Las lesiones y el cambio de vida desde que se separó de Daniela Ospina han perjudicado la imagen del que era un ídolo, y ahora se le cuestiona más por su fragilidad y por llevar una vida que está alejada de los parámetros que siguen los mejores profesionales del mundo. A James, convertido en un héroe nacional desde el Mundial de Brasil en 2014 y su fichaje por el Real Madrid, se le cuestiona por haber bajado su rendimiento en su etapa en el Bayern de Múnich y lo que lleva de temporada en su regreso al Real Madrid.

A Zinédine Zidane se le señaló como el culpable de no aprovechar todo el talento del colombiano y darle minutos y partidos para que jugara con regularidad. En Colombia, cargaron contra el entrenador francés por retirar la confianza a un futbolista que había tenido un buen rendimiento con Carlo Ancelotti en el banquillo blanco. Zizou fue la excusa perfecta para James. El paso de los años no ha sido favorable para un futbolista que sigue teniendo problemas con las lesiones. Se cuestiona su mala vida. James no convenció al Bayern de Múnich para que el club alemán pagara los 42 millones de euros de la opción de compra, y en el Madrid, en la que es su segunda oportunidad, acaba el año en el olvido. Desde que se lesionó en un entrenamiento con su selección, el 15 de noviembre, y se dañó la rodilla no ha vuelto a jugar ni un minuto.

El rendimiento de James en el Real Madrid ha ido de más a menos y, una vez que comienza el año, en el club tienen que estudiar diferentes escenarios. Tiene contrato hasta 2021 y conviene analizar con su representante, Jorge Mendes, si lo mejor para ambas partes es que acabe la temporada o salga cedido o, incluso, traspasado en este mercado de invierno. Con 28 años, una edad en la que los futbolistas alcanzan su madurez, tiene que jugar con más regularidad y demostrar su liderazgo. El tiempo va en contra de un profesional que generó muchas expectativas cuando le contrató el Real Madrid. Solo las cumplió en su primer año. En la segunda temporada, empezaron los problemas con la falta de comunicación y entendimiento con Zidane. Separaron sus caminos y no le fue mejor en su etapa en Alemania. De vuelta a España, no ha conseguido, por lesiones y rendimiento, enamorar al técnico francés. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de ULISES SÁNCHEZ-FLOR - El Confidencial
 

LO + Leído...