viernes, 10 de enero de 2020

(Suecia) Los secretos de la piedra rúnica que los vikingos erigieron ante el 'fin del mundo'

Una mole de granito de unos dos metros y medio de altura se erige desde hace más de un milenio en Ödeshög, ciudad sueca situada al sureste del país. Bautizada bajo el nombre de la piedra de Rök, su superficie contiene múltiples inscripciones antiguas en carácteres rúnicos, alfabeto empleado por los pueblos germánicos que habitaban Escandinavia, los países del norte de Europa. Por su grandeza se ha convertido en la piedra rúnica más famosa de Suecia, con un relieve que sigue dando de qué hablar a los investigadores, que ahora han reinterpretado varias inscripciones que apuntarían a que los vikingos la podrían haber erigido hacia el siglo IX por temor a que se produjese una catastrófe climática.

En el marco de un nuevo estudio publicado de las universidades de Uppsala y Gotemburgo, dirigido por profesores de lengua sueca, Arqueología, Historia religiosa y lenguas nórdicas, se ha trabajado en una nueva interpretación de varias expresiones de Rökstenen, nombre original de la piedra. Según apuntan los especialistas, las expresiones que hasta ahora se habían vinculado a Teodorico el Grande, rey de los ostrogodos, y a "logros bélicos", ya que el texto rúnico de la piedra de Rök se configura en torno al concepto de la "batalla", podrían referirse más bien a cómo Escandinavia vivió algunos fenónemos meteorológicos y climáticos que les podrían haber metido el miedo en el cuerpo ante una posible crisis climática.

En este sentido, a través de las inscripciones analizadas de la piedra de Rök en este estudio se habría canalizado el desasosiego del pueblo vikingo de la zona ante una posible catástrofe natural, de manera que la batalla a la que se hace alusión en el que es el texto rúnico más largo que se conoce se relacionaría más bien con el concepto de equilibrio entre la luz y la oscuridad, o la vida y la muerte. Antes de que se levantara Röktesen, se habrían producido varios eventos inexplicables para los vikingos y "siniestros", como una tormenta solar que habría coloreado el cielo de intensas tonalidades rojizas o un verano extremadamente frío.

Tal y como explica uno de los autores del estudio, el profesor de arqueología Bo Gräslund, en un comunicado de prensa emitido por la Universidad de Gotemburgo, estos acontecimientos habrían alarmado a los vikingos por la posibilidad de que se produjera un nuevo "invierno Fimbul", lo que para la mitología nórdica constituye el preludio del Ragnarök, término con el que se referían a la batalla del fin del mundo. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de S.S.G. - El Confidencial
 

LO + Leído...