martes, 11 de febrero de 2020

(España) El 'esquema Zaplana' lleva hasta Hong Kong: diez países y 23 sociedades tras las mordidas

El caso Erial está cada vez más cerca de sentar en el banquillo al exministro de Trabajo, Eduardo Zaplana. La juez que instruye la causa en Valencia, Isabel Rodríguez, cuenta ya con elementos suficientes como para tomar las últimas declaraciones a los implicados y cerrar el círculo de la fortuna millonaria que, según la investigación, acumularon el expresidente de la Generalitat y sus testaferros gracias a 6,4 millones de euros en mordidas cobradas a la familia Cotino por la adjudicación de las concesiones de estaciones de ITV y derechos de explotación de parques eólicos entre 1997 y 2001. Tras realizar comisiones rogatorias a una decena de países, y gracias al testimonio del que era asesor financiero y gestor del propio Zaplana, Fernando Belhot, agentes del Grupo de Delitos contra la Administración de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil han elaborado un último informe en el que señalan que existen indicios suficientes para considerar al expolítico "beneficiario" final de los fondos irregulares, algo que Zaplana ha negado desde el principio en su defensa.

La UCO y la Fiscalía Anticorrupción, que consideran el entramado propio de una "organización criminal", logran marcar la trazabilidad del dinero desde que fue ingresado en las cuentas de la sociedad Imison Internacional, constituida en Luxemburgo con un primer ingreso en metálico de 600.000 euros de Juan Cotino cuando este era director general de la Policía Nacional, con asesoramiento y gestión de Beatriz García Paesa, sobrina del exespía Francisco Paesa. Lo que en origen fue una mercantil vinculada a los Cotino y el grupo Sedesa terminó por pasar a manos de Joaquín Barceló (conocido como 'Pachano'), considerado principal testaferro de Zaplana y una de las personas de su máxima confianza. Al tomar el control de Imison mediante una transmisión de participaciones, la mercantil había recibido un aportación de más seis millones de euros. Pero tras quedar bajo control de Barceló, recibió otros 4,8 millones procedentes de cuentas en Andorra de las sociedades panameñas Puncak Services y Merceron Investments, ligadas al propio testaferro.

La vinculación de Zaplana con todo aquel proceso de adjudicación de concesiones, recepción de fondos en Luxemburgo y creación del entramado societario la acredita la UCO en parte a partir de las propias agendas del expresidente valenciano. Los investigadores se incautaron en uno de sus domicilios de las agendas de los últimos veinte años del que fue asesor de Telefónica. En ellas se recogen citas con Juan Cotino la noche de antes de cerrarse adjudicaciones o en paralelo a la constitución de las empresa beneficiaria de las ITV. Es decir, habrían planificado juntos la operativa.


El dinero se mantuvo en Imison durante un tiempo hasta que, en 2009, Zaplana contactó con Fernando Belhot, un gestor de patrimonios y abogado uruguayo con el que alcanzó un "acuerdo verbal" para que tomase el control del patrimonio financiero situado en el exterior. El testimonio de Belhot es clave, porque vincula a Zaplana con toda la estructura societaria de Barceló y de Francisco Grau, considerado también asesor del exministro. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de VÍCTOR ROMERO - El Confidencial
 

LO + Leído...