domingo, 9 de febrero de 2020

(España) Visita de la vicepresidenta de Venezuela a Madrid tensa la relación con EE.UU.

La resaca de la visita de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, a Madrid todavía se siente en Washington. La Administración de Donald Trump sigue perpleja por la cita que tuvo la número dos de Nicolás Maduro con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en Barajas el pasado 19 de enero. Más de dos semanas después de ese encuentro, el Gobierno español ha ofrecido distintas versiones de lo ocurrido sin que queden claras aún las razones del encuentro o cómo transcurrió. El encargado de poner en palabras ese malestar ha sido Eliott Abrams, representante especial del Departamento de Estado para los asuntos de Venezuela de Estados Unidos.

En una conferencia de prensa telefónica, Abrams aseguró que la visita a Madrid “parece una violación de las sanciones europeas”. “No entiendo cómo (Rodríguez) ha podido llegar a Madrid y, evidentemente, hay investigaciones por parte de la prensa española, pero no entendemos al 100% lo que pasó y lo que hemos visto en los periódicos ha cambiado cada día”.

El goteo de información dado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha pasado de un mero saludo, a una reunión entre Rodríguez y Ábalos para evitar que la política venezolana entrara oficialmente en España durante su escala en Madrid (tiene prohibido pisar suelo de la UE debido a las sanciones que pesan sobre Venezuela), hasta una cita de casi media hora respetando “a rajatabla” las normas europeas, o que Rodríguez llegó a hablar con Sánchez desde Barajas para pedirle que no recibiera a Juan Guaidó durante la visita de este el último fin de semana de enero. El Gobierno, que niega con rotundidad que esa llamada tuviera lugar, ha mantenido en todo momento que el encuentro con Rodríguez tuvo lugar respetando las normas de la UE y que “no pisó suelo español” en ningún momento.

Las lagunas en la información dada por el Ejecutivo o el propio Ábalos solo han alimentado la preocupación de la Administración estadounidense. El Departamento de Estado ya había señalado que “tenía muchas preguntas” ante la cita de Ábalos y Rodríguez pero, a pesar de las dudas que aún suscita esta situación, según Abrams las comunicaciones entre Madrid y Washington “son buenas”. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de El Confidencial
 

LO + Leído...