martes, 4 de febrero de 2020

Salen a la luz anécdotas turbias sobre acoso sexual a modelos de Victoria's Secret

Los problemas no cesan en el seno de la firma de lencería femenina Victoria's Secret. Ya no solo dejará de haber más desfiles (que antaño supusieron todo un hito en el mundo de la moda y del espectáculo), sino que sus más altas esferas están acusadas de haber abusado sexualmente de sus modelos. En el punto de mira está Ed Razek, el hombre que supo llevar la marca a su más alta cima y que luego se hizo con el control de Limited Brands, la empresa minorista propietaria de la firma. No solo figura como sospechoso número uno de acoso sexual, sino que también realizó ciertos comentarios lesivos contra las personas transgénero y las modelos de talla grande en su desfile de 2018, lo que derivó en una campaña de desprestigio a la marca por parte de la comunidad LGTB y el movimiento feminista, con la sombra del #MeToo planeando en la sociedad norteamericana.

A raíz de todas estas polémicas, la compañía ha ido perdiendo valor de mercado con el paso del tiempo (hasta un 50% en 2018). Pero una nueva investigación realizada por 'The New York Times' apuntala toda la credibilidad en el buen hacer del que en su día presumió la marca, y ofrece más datos sobre las supuestas violaciones a la intimidad de las actrices, así como los fraudes que se han ido cometiendo en la sombra. Varios de ellos tienen nombre y apellidos: Russell James, uno de los fotógrafos más conocidos de Victoria's Secret que, según el reportaje del medio norteamericano, llegaba a ganar miles de dólares al día por sus trabajos.

El fotógrafo siempre ha presumido del fuerte vínculo de amistad que le unió con Razek, y él era uno de los profesionales más queridos dentro y fuera de la compañía, siendo famoso por hacer que las mujeres siempre se sintieran cómodas a la hora de posar. En este sentido, muchas modelos han denunciado haber sido manipuladas por James para aparecer íntegramente desnudas en las imágenes, o incluso forzadas.

Y no solo eso, sino también estafadas, ya que James y su equipo no dudaron un segundo en aprovecharse económicamente de estas imágenes, elaborando 'books' fotográficos en los que aparecen documentos que atentan contra la intimidad de las actrices a precios de vértigo: actualmente, en la propia página web del fotógrafo se venden estos ejemplares por hasta 3.600 dólares (unos 3.253 euros). ->>Vea más...

FUENTE: Con información de E. ZAMORANO - El Confidencial
 

LO + Leído...