martes, 24 de marzo de 2020

(Colombia) Dos presidentes y un narcotraficante

Si el coronavirus no existiera, Colombia solo tendría un tema: el escándalo sobre los votos comprados en la campaña electoral presidencial de 2018. Los protagonistas: un narcotraficante asesinado, un ex presidente y el actual presidente Iván Duque.
En la campaña electoral de 2018, se dice que el rico criador de ganado, miembro de la alta sociedad y narcotraficante José Guillermo Hernández, conocido como Ñeñe, en la costa del Caribe, compró votos a favor del actual partido gobernante, Centro Democrático. Su candidato Iván Duque se convirtió en presidente. La compra de votos debe probar grabaciones sonoras. Se dice que el cliente es el ex presidente y actual senador Álvaro Uribe . La Corte Suprema ha lanzado una investigación sobre Uribe, de acuerdo con el diario alemán Taz.

Todo fue revelado por el periodista Gonzalo Guillén hace dos semanas. Indicó a Uribe. Desde entonces, se han conocido más y más detalles escandalosos. Guillén y otros periodistas que denunciaron las acusaciones fueron amenazados y perseguidos.

Los audios son un subproducto de las escuchas legales en el teléfono celular de Hernández por asesinato y la participación de Hernández en una gran red de narcotraficantes y contrabandistas en el Caribe. Las grabaciones habían estado disponibles durante meses, pero no se enviaron. El propio Hernández, casado con una reina de belleza, fue asesinado en Brasil en circunstancias dudosas en 2019.

Uribe y Duque lo niegan todo
El ex presidente Uribe y el presidente Duque niegan haber sabido sobre el negocio de drogas de Ñeñe Hernández. Esto parece poco probable porque la policía criminal lo ha estado investigando por lavado de dinero y tráfico de drogas desde 2007, y Estados Unidos también lo persiguió por eso. Aparece en un punto importante en los organigramas de los capos de la droga.

Uribe y Duque también niegan la cercanía o incluso la amistad con Ñene Hernández. Pero cada vez se conocen más fotos que lo muestran codo a codo con Duque, Uribe, otros políticos de alto rango del Centro Democrático, policías y militares, así como las estrellas de Vallenato. Fue llevado a una cita en un avión militar en marzo de 2019, admitió el ejército.

Hernández incluso fue invitado a la inauguración de Duque. Cuando fue asesinado en Brasil, Uribe se condole. En el más estresante de los audios, una mujer habla con Hernández: la asesora cercana de Uribe, María Claudia Daza.

Álvaro Uribe sigue siendo una de las personas más poderosas de Colombia. Él y su familia no solo han acumulado grandes propiedades. Durante el mandato de Uribe, cayó el escándalo de los falsos positivos : miles de civiles asesinados por soldados y pretendieron ser guerrilleros. Muchos colombianos todavía lo adoran hoy porque actuó con dureza contra la guerrilla y aumentó la seguridad en algunas partes del país.

La popularidad de Duque es de solo el 23 por ciento.
En octubre de 2019, la Corte Suprema resolvió investigar oficialmente a Uribe por sobornar a testigos. Se suponía que los testigos debían demostrar los lazos de Uribe con las estructuras paramilitares. Por lo tanto, varios confidentes y familiares de Uribes fueron condenados.

Las investigaciones sobre Uribe han estado hasta ahora en la arena. Un testigo que se suponía que debía testificar sobre las conexiones de Uribes con los paramilitares fue asesinado, dos intentos de asesinato sobrevivieron. Uribe es el primer ex presidente en la historia de Colombia contra quien la Corte Suprema está investigando.

Ahora hay una investigación sobre la "Ñeñepolítica" de cómo los medios colombianos bautizaron el escándalo. Se basa en las acusaciones de la fugaz Aída Merlano condenada por comprar votos. En un video enviado desde Venezuela, el político afirmó que familias poderosas de la costa caribeña, con quienes Ñeñe también estaba conectada, habían financiado votos a favor de Duque en la región.

El presidente Duque era el candidato preferido de Uribe, y prácticamente desconocido hasta su elección. Hoy, sus índices de popularidad son solo del 23 por ciento. Durante la campaña electoral, Duque había exigido penas de prisión por elecciones fraudulentas. Hasta ahora, ha negado todas las acusaciones.

FUENTE: Agencias
 

LO + Leído...