sábado, 15 de agosto de 2020

(España) Novo Banco acelera su venta tras el último terremoto político en Portugal

Lone Star no quiere perder ni un minuto en el proceso de venta de la filial española de Novo Banco. El fondo norteamericano se ha visto envuelto recientemente en una polémica que ha llegado al primer nivel político en Portugal por la petición de ayudas y la acusación de vender activos del banco por debajo de su valor, para beneficiarse de nuevas ayudas públicas.
Algo que, a pesar de que todas las partes han intentado aclarar y desmentir, tiene encendida a la opinión pública portuguesa.

En este entorno, la entidad quiere vender su negocio español para liberar los 200 millones en capital que consume esta filial. De ahí que Novo Banco y su asesor, Deutsche Bank, hayan acelerado para dar el pistoletazo de salida al proceso hace unos días, cuando se esperaba para septiembre, según fuentes próximas al proceso. Las mismas señalan que ya hay varios interesados que han pedido acceso al cuaderno de venta. Las primeras ofertas en firme se esperan en octubre.

Entre las entidades que se interesaron inicialmente en la venta, que avanzó El Confidencial, figuran Abanca, Banca March, Arquia Banca y Singular Bank, el banco de Javier Marín, exCEO de Santander, según las mismas fuentes. En el caso de Singular Bank, igual que ocurriría con otros jugadores de la industria de gestión de inversiones, interesaría la cartera de banca privada, que de hecho es el mayor atractivo del banco, pero el intento es venderlo todo, con lo que de partida entrarían entre los candidatos los que puedan absorber la cartera de empresas. Precisamente, las firmas que han recibido el cuaderno temen el daño que cause el coronavirus en los préstamos a las pymes y sobre si las provisiones realizadas en este periodo serán suficientes. Además, en banca privada ven la amenaza de salida de patrimonio por la venta de la gestora, que administraba parte de los activos, y por la marcha de varios banqueros durante las últimas semanas, entre los que hay tres salidas con dirección a Deutsche Bank y otra a Caser.

El perímetro de la venta incluye préstamos valorados en 1.600 millones, depósitos por 1.900 millones, 10 oficinas, 180 empleados y 24.700 clientes, según información distribuida a clientes a la que ha tenido acceso El Confidencial. El cuaderno de venta define a la entidad como un banco saneado, con buen posicionamiento en pymes y en banca privada, y con capacidad de generar sinergias al comprador. Y ofrece cifras del resultado de la sucursal en los últimos años, algo que no desglosa Novo Banco habitualmente al ser una sucursal: perdió 1,2 millones en 2018 y ganó 1,9 millones el año pasado.

FUENTE: Con información de JORGE ZULOAGA - ÓSCAR GIMÉNEZ - El Confidencial
 

LO + Leído...