martes, 3 de noviembre de 2020

El ganador irrelevante (+Opinión)

Por: Daniel Coronell - Hoy, dos días antes de las elecciones, las encuestas dicen que Joe Biden será el próximo presidente de Estados Unidos. Hay que advertir que hace cuatro años daban por segura la elección de Hillary Clinton y aquí estamos. Los encuestadores afirman que ahora es diferente porque las mediciones se han concentrado en la intención de voto en cada estado y llevan dos años poniendo “la oreja en el piso” para reflejar los movimientos en unas zonas del país que tradicionalmente estaban por fuera del radar estadístico. Son las mismas zonas de blancos empobrecidos por la globalización donde Trump logró ganar e inclinar la balanza.

La explosión del voto temprano señala que antes de abrir las urnas ya habrán votado 90 millones de personas, más del 65 por ciento de quienes lo hicieron hace cuatro años. Sostienen los expertos que esa votación anticipada refleja en proporciones parecidas el temor a las congestiones por el coronavirus y el sentimiento anti-Trump. No se puede saber cómo han votado los que ya lo hicieron pero sí a qué partido pertenecen: el 47 por ciento de ellos son demócratas y el 33 republicanos. Los demás son independientes o no declaran filiación política.

También los electores de grupos tradicionalmente apáticos parecen estar moviéndose a favor de Biden. El 43 por ciento de los clasificados como votantes no frecuentes o nuevos, dicen ser demócratas, frente al 25 por ciento que se presentan como republicanos.

Lo curioso es que este fervor inédito que recorre Estados Unidos -y contagia a muchos países- se está produciendo alrededor de un candidato que no despierta mayor entusiasmo: Joe Biden no es un hombre particularmente carismático. Solo una persona normal, capaz de discrepar sin ofender y que presenta una serie de propuestas no muy creativas pero sí sensatas y realizables.

En tantos meses de intensa campaña las discusiones rara vez se han detenido en un punto programático. El eje del debate ha sido Donald Trump. Nada más.

Estados Unidos está viviendo una elección plebiscitaria: la gente vota a favor o en contra de Trump. En una increíble paradoja Joe Biden, el eventual ganador de la contienda, resulta irrelevante. Más que el éxito del candidato demócrata lo que está por celebrarse es el fracaso de Trump, si es que fracasa.

El actual presidente ha desafiado, con buenos resultados, la lógica política. En lugar de buscar los votos del centro, que históricamente han hecho la diferencia en las elecciones de Estados Unidos, Trump armó un discurso para activar la extrema derecha. ->>Vea más...

FUENTE: Artículo de Opinión – Los Danieles
 

LO + Leído...