lunes, 2 de diciembre de 2019

(España) Iberdrola: un informe interno acusa a Galán de ordenar espionajes y usar facturas falsas

La contratación del comisario José Manuel Villarejo para espiar a políticos que entorpecían los negocios de Iberdrola se ordenó desde la actual cúpula de la empresa, según se desprende de un documento interno descubierto por la compañía eléctrica española y al que ha tenido acceso El Confidencial.

Según un acta fechada el 1 de diciembre de 2004, la Dirección de Control de Funciones Corporativas abrió un expediente sobre “ciertas actividades anómalas realizadas por la Dirección de Seguridad Corporativa”. En el documento se describe la llamada ‘operación Arrow’ para eliminar la oposición municipal para la construcción de una central en Arcos de la Frontera (Cádiz) por 900 millones de euros. Un trabajo de vigilancia que habría sido ordenado directamente por Ignacio Sánchez Galán, presidente del grupo, y que sería conocido por varios altos directivos, como Francisco Martínez Córcoles, el actual número dos de la energética.

Este documento describe los hechos que empiezan el 27 de mayo, cuando Antonio Asenjo, director del área de Seguridad y la persona que aparece en las grabaciones de Villarejo, pide hablar “urgentemente” con la Dirección de Control de Funciones Corporativas para arreglar “un asunto que no puede solucionar”. Tras intentar buscar un día para ese encuentro, acuerdan verse el 31 de mayo a primera hora en las oficinas de Madrid.

Ese día, Asenjo asegura que “Iberdrola [Ignacio S. Galán] le ha ordenado realizar unos trabajos de vigilancia especiales relacionados con la unidad de Generación”, división de la que dependía el proyecto de Arcos de la Frontera, que la compañía intentó poner en marcha desde 2000. La central había sido paralizada por el Gobierno local y el Ejecutivo andaluz, ambos del PSOE, así como por numerosas organizaciones ecologistas agrupadas en torno a la plataforma No a las Térmicas. Todos denunciaban los efectos nocivos de sus gases en la población y su emplazamiento entre dos zonas protegidas de esta localidad gaditana.

Al ser cuestionada por este documento, Iberdrola asegura no tener constancia de "la existencia de este expediente, porque nunca llegó ni al departamento de Cumplimiento, ni al de Auditoría ni al de Control", por lo que considera que esto "invalida también el contenido del mismo". ->>Vea más...

FUENTE: Con información de El Confidencial
 

LO + Leído...