domingo, 19 de septiembre de 2021

(Colombia) Retrato de una infamia (+Opinión)

Por Daniel Coronell - La justicia condenó por sus actos de corrupción a Alirio Villamizar y a María Meneses, sin embargo, sus hijos siguen beneficiándose de sus delitos.

El representante a la Cámara Óscar Villamizar Meneses se está haciendo el loco para incumplir una decisión judicial que le ordena a él y a sus dos hermanos devolver una finca que está en poder de ellos, pero que pertenece realmente a una familia campesina desplazada y despojada por la violencia. La propiedad debería haberse restituido a más tardar el pasado 10 de agosto. Aunque los registros públicos ya están a nombre de los dueños legítimos, los Villamizar no han devuelto la tierra. La historia del predio es también un relato de los abusos y corruptelas que varios miembros de la familia Villamizar han cometido por años.

La Sala de Restitución de Tierras del Tribunal Superior de Cúcuta ordenó que la finca les sea devuelta a Martha Capacho Contreras y a sus tres hijos, después de comprobar que fueron sacados de su propiedad con amenazas y que tuvieron que venderla a menos precio, por necesidad, a alguien que terminó vendiéndola a los poderosos hermanos Villamizar.

Ese alguien se llama Jairo Alonso Mantilla Vergel y es un caballista y comerciante que también ha hecho política en Santander y el Cesar a nombre de dos de los partidos en los que ha militado Óscar Villamizar: Opción Ciudadana (el antiguo PIN) y el Centro Democrático.

La señora Martha Capacho, su esposo Óscar Duarte y sus hijos tuvieron que dejar su finca en Girón con 120 reses y un tractor, por el pecado de tener un radioteléfono. El aparato le pareció sospechoso a un cabecilla de la guerrilla que los señaló como informantes del Ejército y terminaron saliendo con lo que tenían puesto a vivir arrimados en la casa de la mamá de doña Martha en Bucaramanga.

Cuentan los documentos del proceso que “Ante la imposibilidad de retornar al predio Lote Villa San José o Puerto Rico, pasando grandes necesidades y sin tener ninguna otra oferta, los señores Óscar Duarte y Martha Capacho acuerdan con el señor Jairo Mantilla, quien los contactó en la ciudad de Bucaramanga, la permuta de su finca con un inmueble que se encontraba hipotecado, ubicado en el barrio El Prado, negocio que se realizó finalmente con la cuñada del señor Mantilla, Luisa Castellanos Rodríguez”. ->>Vea más...

FUENTE: Artículo de Opinión – Los Danieles
 

LO + Leído...